Cómo elegir una buena residencia de mayores

Cómo elegir una buena residencia de mayores
Cuando se está al cargo de un anciano y deseamos llevarle a una residencia de mayores para que esté atendido las 24 horas, es normal que sus familiares presenten dudas sobre qué residencia será la más conveniente para ellos. Más allá del precio o de la distancia, se busca que el anciano reciba un trato amable e individualizado, destinado a mejorar su bienestar.
Para despejar estos temores de las familias se pueden seguir una serie de consejos que les ayudarán a tomar esta importante decisión, sabiendo que están haciendo lo mejor para sus seres queridos.

También es importante tener en cuenta la opinión del anciano, puesto que al fin y al cabo, la residencia se va a convertir en su nueva vivienda y debe sentirse cómodo y apoyado en todo momento con el proceso.

Buscar información sobre la residencia

La mayoría de residencias para ancianos suelen disponer de página web con toda la información que las familias necesitan saber. Desde fotografías de las instalaciones, talleres, actividades, servicios… cuanta más información tenga el interesado, mayor capacidad de decisión poseerá.

Las instalaciones son una de las partes esenciales por la cual los familiares se interesan. Unas habitaciones cuidadas y con una estética agradable serán mucho más beneficiosas para el confort del anciano. La distancia de dicha residencia a la casa de los familiares suele ser uno de los puntos fundamentales de decisión, aunque estos centros suelen situarse en emplazamientos que dispongan de un buen acceso al transporte público o parking para coches privados.

Las residencias que disponen de un programa de actividades amplio tienen mejor imagen de cara a los familiares. Otros servicios auxiliares como la peluquería o podología también son muy valorados.

También se suele tener muy en cuenta que el centro facilite las visitas de los familiares, disponiendo de un horario de visitas flexible para favorecer la adaptación de los interesados.

Pedir opinión sobre la residencia

A la hora de escoger una residencia de mayores para nuestro familiar, se suelen preguntar acerca de la opinión de los residentes de dicho centro y sus familiares, además de familiares de antiguos residentes. Si las críticas son positivas, lo más normal es que la familia se decante por aquella residencia de la que mejor opinión se tenga.

Visitar la residencia

Cuando hemos hecho un cribado de nuestra lista de residencias y hemos escogido las más indicadas, es hora de visitarlas en persona para conocer desde dentro a sus instalaciones y su personal. Los centros suelen estar dispuestos a ofrecer jornadas de puertas abiertas para que futuros interesados acudan a conocer la residencia.

Conocer a los trabajadores de la residencia

Los empleados de la residencia son las personas con las que más contacto tendrá el anciano, además de con sus otros compañeros. Además, se ocuparán de velar por su salud y su bienestar, por lo que es natural que la familia se preocupe por conocerlos y por conocer su currículum. Todas las residencias que se precien deberán estar formadas por personal cualificado y con experiencia en ayudar a todo tipo de pacientes, sean dependientes o no.

Ingreso en la residencia

En algunas residencias se suele disponer de una lista de espera debido a la alta demanda. Esta lista es aún más larga en los casos de residencias públicas. Las privadas también pueden tener espera, sin embargo, es mucho menor y suele ser más fácil encontrar una plaza para nuestro ser querido.

En algunas residencias ofertan a los futuros residentes una incorporación paulatina, ofreciéndoles un servicio de centro de día donde podrán pasar varias horas en el centro (normalmente todo el día, y se van a dormir a sus casas) para comenzar a adaptarse progresivamente. Algunos ancianos que todavía puedan valerse por si mismos y disfruten de una buena salud también valorarán positivamente que el centro permita que salga de vez en cuando para realizar otras actividades fuera de las instalaciones o simplemente para visitar a su familia. Eso aporta a los ancianos más tranquilidad y libertad, y les ayudará a sentirse más cómodos con este cambio tan importante en sus vidas.


Si estás en busca de la residencia perfecta para tus mayores, en Cuidamont, nuestra residencia de ancianos en Valencia ponemos a su disposición nuestra residencia para la tercera edad en Valencia. Situada en un enclave tranquilo y acogedor, y con unas instalaciones interiores y exteriores amplias y confortables, sus familiares disfrutarán de una vida tranquila y sosegada. Nuestro personal estará atento de ellos las 24 horas del día, velando por su salud y su bienestar. Si desea conocernos antes de realizar el ingreso de su familiar, puede contactar con nosotros para solicitar más información sobre nuestros servicios para las personas de la tercera edad. Le esperamos con los brazos abiertos.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE