Importancia del aseo a dependientes

La mejor calidad de vida de las personas ancianas y enfermas, viene determinada por diversos factores. La atención debe ser esmerada y realizada con cariño... pero no solo vale el cariño y trato afectuoso, que deben darse por descontado, sino acciones que implican el conocimiento de protocolos para la atención exhaustiva de este sector de pacientes. La importancia del aseo a dependientes es decisiva. Los ancianos o enfermos se sienten más cómodos cuando son duchados y refrescados periódicamente. Una de las cuestiones que hay que tener en cuenta es la relevancia del secado, ya que la humedad en zonas cubiertas o descubiertas pueden propiciar, junto con otros factores, la aparición de las UPP o úlceras por presión, que deben ser evitadas a toda costa.

El aseo a dependientes debe darse de manera que cada paciente encuentre la asistencia a su medida. Esto es, debe primarse el ánimo a que los pacientes con movilidad parcial, realicen algunas acciones. Hay que procurar siempre la máxima independencia del paciente, siempre acompañándolo en momentos comprometidos, como el de la ducha o baño. Hoy en día existen profesionales que se encargan de la adaptación de duchas a personas mayores o dependientes. Los usuarios consiguen así espacios seguros y que integran agarraderos, diferentes barras, y poseen bases con platos antideslizantes y muy planos. El confort debe ser una constante para todos aquellos pacientes que, en parte, pueden valerse por sí mismos y desean llevar su higiene personalmente en lo posible.

Para pacientes encamados o postrados, la higiene es tan o más relevante, pues el peligro de las úlceras por presión es mayor. La inmovilidad propicia que la falta de irrigación se acentúe y que la piel empiece a resentirse. Una piel perfectamente limpia y seca será menos proclive a la aparición de estas lesiones, unas de las más habituales y peligrosas para estos pacientes.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE