¿Qué debe tener una residencia para mayores?

Son muchas las familias que deciden que los más mayores pasen los días en una residencia de ancianos debido a que en el hogar no tiene ni el tiempo, ni las capacidades ni los medios para hacerlo de la forma adecuada.

A la hora de elegir una residencia todas las familias desean que sea de calidad e integrada por profesionales para que a sus mayores no les falte de nada.

Hay que tener claro el presupuesto con el que se cuenta ya que muchas residencias son privadas y por lo tanto su precio es más elevado que en las públicas. La localización también es importante puesto que es más cómodo que esté cerca del domicilio familiar para poder ir de visita frecuentemente y para que la persona mayor se sienta a gusto en la zona.

Hay que fijarse en el grado de dependencia y en las capacidades de los mayores ya que no todas las residencias ofrecen los mismos servicios, en función de las necesidades de la persona mayor se elegirá una residencia u otra, si va en sillas de ruedas, si es independiente y le gusta participar en talleres y actividades, si hay zona verde para pasear, etc.

Lo que se puede hacer es visitar varias residencias que se adapten a las necesidades de las familias o de la persona mayor para quedarse con la que se considere más conveniente, durante las visitas hay que fijarse en las condiciones de limpieza y salubridad así como en que haya un servicio de comedor con dietas de todo tipo.

Asegurarse de que el equipo de personal está formado por especialistas con formación y experiencia y que la residencia cuente con un sistema de seguimiento de cada residente para controlar su evolución y que dicha información se traslade a la familia.

Para que la calidad de vida de las personas mayores no se vea afectada es importante que en las residencias, aunque es algo complementario, haya servicio de peluquería o podología, que se organicen talleres de manualidades, lectura o juegos.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE