Residencia de ancianos: cuidados personalizados

La atención a personas mayores o dependientes debe ser totalmente personalizada. Los profesionales de nuestra residencia de ancianos, son conscientes de las diferencias que separan a unas afecciones de otras. Hay males comunes, pero cada persona es muy diferente y tendrán que aplicarse cuidados exhaustivamente personalizados.

De ello se ocupan profesionales versátiles, quienes integran un equipo multidisciplinar y que puede cubrir muchas de las necesidades de sus seres queridos. Entre otras tareas, se propone el control de la medicación y de las constantes vitales.

Siempre bajo los parámetros fijados por los médicos, los profesionales al cuidado de los mayores deberán efectuar una revisión periódica del estado de salud general del anciano o dependiente. Dependiendo de las afecciones, las medidas a tomar serán unas u otras, aunque es cierto que existen lesiones y enfermedades comunes en este colectivo de personas.

Se trata, por ejemplo, de las úlceras por decúbito. Los familiares deben saber que las úlceras de este tipo, también llamadas escaras o llagas, son evitables. Debe impedirse su aparición a través medidas concretas y protocolos de actuación bien fijados. Los enfermeros y auxiliares de enfermería al cuidado de estas personas, deben estar perfectamente informados sobre la sintomatología que presentan los pacientes propensos a escaras. En primer lugar, aparecerá una mancha rosácea, cuya particularidad es que no torna a blanca al apretarse.

Este es el primer estadio, un momento especialmente importante para evitar el empeoramiento de la afección. Los cuidados personalizados a mayores incluyen tareas de aseo e higiene. Como en otros casos, será el estado del paciente lo que determinará un tipo de aseo u otro. En este colectivo podemos diferenciar a las personas dependientes encamadas o postradas (sin movilidad) y a las personas con cierta independencia de movimientos, aunque muy limitados. En cuanto al aseo, ha de procurarse en el cuarto de baño. Las personas dependientes tienen que moverse cuanto más mejor, sin molestias y sin que sientan dolor, por supuesto. Lo que no debe hacerse es dejar que la persona con movilidad parcial, vaya dejándose hasta el punto de postrarse en la cama definitivamente.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE