Demencia y Alzheimer: diagnóstico y diferencias

El Alzheimer es un tipo de demencia que provoca en deterioro de las capacidades cognitivas, conductuales e incluso funcionales. A veces es muy difícil distinguir la demencia del Alzheimer y viceversa, por ello, contar con información acerca de la demencia es sin duda importante.

El Alzheimer es una forma de demencia y otras demencias tienen mucho en común con el Alzheimer. En general, se da en persona de edad avanzada, a partir de los 60 años. Por desgracia, se han dado casos en personas más jóvenes.

¿Qué es la demencia?

Una demencia es un síndrome, un grupo de síntomas que suelen aparecer de forma conjunta y producen una serie de consecuencias a quienes los padecen.

Se pueden distinguir los síntomas de las demencias en tres grupos:

  • Síntomas cognitivos
  • Síntomas psicológicos y conductuales
  • Alteraciones funcionales

Los síntomas cognitivos son aquellos que afectan a capacidades mentales e intelectuales como la memoria, la atención, el lenguaje, la capacidad de aprendizaje o la orientación.

Este tipo de síntomas pueden pasar desapercibidos ya que se asocian a veces al deterioro normal de la edad. En ocasiones es difícil distinguir si se debe al avance de la edad o a la aparición de una demencia. En este tipo de casos, la mejor opción es acudir al médico para que pueda realizar pruebas diagnósticas.

Las personas que están desarrollando un proceso de demencia comenzarán a tener problemas a al hora de desarrollar actividades del hogar o sus labores del día a día, incluso en cosas tan comunes como la alimentación o la higiene.

¿Cuándo debemos pedir ayuda profesional?

Es cierto que puede ser complicado discernir cuando se debe buscar una opinión profesional o cuando los signos que hemos percibido son simplemente deterioro común de la edad. Algo que suele ayudar es considerar como afectan estos cambios en la vida de la persona.

Además, a veces se comienza a percibir que la personalidad está sufriendo cambios, teniendo peor carácter y estando menos comunicativos. El diagnóstico de las demencias es un diagnóstico diferencial en el que se van descartando otros trastornos hasta identificar la demencia. Conocer cuanto antes la enfermedad y poder intervenir ayudando a nuestro familiar es muy importante, por ello, el pronto diagnóstico de la demencia o el Alzheimer es sin duda necesario.

Los cambios en el carácter y el deterioro en las capacidades cognitivas deberían alertarnos de que algo está sucediendo para poder tomar medidas. Por ejemplo, es común que realizando una ruta habitual nuestro familiar se pierda o dude acerca del camino a seguir, esto puede ser llamativo.

La apatía o el mal humor pueden ser otros dos síntomas determinantes tanto del Alzheimer como de la demencia. Ante cualquier cambio brusco deberemos pedir ayuda de un médico para que pueda pedir las pruebas diagnósticas necesarias.

Tipos de demencias

Podemos encontrar diferente tipos de demencias, y entre ellas la enfermedad del Alzheimer. Tras realizar un diagnóstico diferencial, será el neurólogo quien nos notifique ante que tipo de demencia nos encontramos.

Los tipos de demencia que podemos encontrar son:

  • Demencias primarias: Enfermedad del Alzheimer, Demencia con cuerpos de Lewy, Demencia fontotemporal y otras.
  • Demencias secundarias: Demencia Vascular, Demencia asociada a tumores cerebrales, hidrocefalia normotensiva, infecciones u otras.
  • Demencias mixtas: enfermedad del Alzheimer asociada y enfermedad cerebrovascular y otras.

Conocer el tipo de demencia es importante ya que nos ayudará a saber que tratamiento y cuidados seguir. Si tiene cualquier duda no dude en contactar con nuestros profesionales de residencia de ancianos en Valencia y le ayudaremos en todo lo que sea posible.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE